Blogia
***********************ASTRONET

Arqueoastronomía en el Egipto faraónico: una introducción

Por diversas razones, la Arqueoastronomía no ha sido una de las disciplinas favoritas de los egiptólogos en el pasado. Probablemente por eso, cuestiones tan importantes, como la orientación de los templos egipcios y la importancia de la astronomía en su civilización nunca había sido otorgada con la necesaria seriedad y profundidad.

Recientemente una misión Arqueoastronomíca sobre antiguo Egipto, realizada por el astrónomo arqueologo Juan Belmonte, del Instituto Astrofísico de Canarias en Tenerife (España) y porMosalam Shaltout del Observatorio de Helwan en El Cairo, tiene entre sus diversas prioridades, la solución de este problema. A fin de lograrlo, han realizado un estudio sobre la orientación de unos 330 templos en el Valle, el Delta, los oasis y el Sinaí.

El objetivo es encontrar una respuesta correcta y casi definitiva a la cuestión de si las antiguas construcciones sagradas de Egipto estaban astronómicamente alineadas o no. Los datos parecen responder a esta pregunta en sentido afirmativo:

Los antiguos templos egipcios se construyeron con gran precisión acordes a sucesos astronómicos, siendo estos un referente del calendario sobre el que sus ciudadanos establecian su sistema político, económico y religioso. Así lo relata este estudio que constará de una totalidad de 650 templos, de los cuales podemos datar la construcción de los más antiguos en torno al año 3.000 A.C.

Un ejemplo de ello es la coincidencia del Año Nuevo con el momento en el que, en el solsticio de invierno, el sol alcanza el santuario central del templo de Karnak en la actual Luxor, afirma Belmonte.

Los jeroglíficos en las paredes del templo han dado a entender la influencia de la astronomía en la arquitectura del templo, incluyendo las representaciones del “estiramiento de la cuerda“, ceremonia en la que el faraón marcaba la alineación del templo con una cuerda. Sin embargo siempre han existido pocas pruebas que sustentaban los dibujos. Belmonte y Shaltout, se han encontrado con que los templos están alineados en referencia a eventos astronómicos tan significativos como lo puede ser un solsticio o equinocio, o la salida de Sirius, la estrella más brillante en el cielo. 

“Alguien debía acudir a la construcción durante un evento solar, lunar o estelar – como hemos hecho – para marcar la posición que el eje del templo debía tomar”,dice Belmonte. “Para los templos más importantes, esto podía haberlo realizado perfectamente el faraón, como muestran los dibujos del templo“.

Además, ofrecen una nueva perspectiva muy interesante en el campo de la  arqueología del paisaje, una nueva disciplina apenas trabajada en Egipto hasta el momento, en el que el paisaje terrestre, dominado por el Nilo, y el paisaje celeste, dominado por el sol y las estrellas, se combinan con el fin de permitir el establecimiento de Maat, el orden cósmico, en la Tierra.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres